Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los smartphones han ido asumiendo un número creciente de tareas. Como una apisonadora, progresivamente han canibalizado a los reproductores de MP3 primero, a las cámaras de fotos después, a las tabletas incluso, y ahora parece que le llega el turno a las consolas de videojuegos. De hecho, fabricantes como Nintendo ya están pensando en fortalecer la división de software con vistas a una posible caída de la demanda de las consolas dedicadas frente a la competencia de los smartphones.

Lo último en “intrusismo” por parte de los móviles es la adopción de sensores ToF (del inglés Time of Flight). Se trata de sensores que se encargan de emitir luz y medir el tiempo que tarda en reflejarse en los objetos y volver.

Es una especie de mapeador de luz, que ya se empleaba en la consola Kinect de Microsoft para capturar la posición y los movimientos de los jugadores. En ella, los sensores ocupaban un tamaño considerable. Pero la miniaturización ha obrado su milagro particular y ahora estos sensores están listos para integrarse en los smartphones en forma de cámaras similares en apariencia a las de fotos. En el siguiente vídeo, os mostramos algunos de los usos que podemos hacer de este ingenio 3D.

Seis cosas que puedes hacer con la cámara 3D de tu smartphone

El sensor 3D del móvil redefine el concepto de interactividad: conviértete en el protagonista de la historiaOfrecido por #EspacioHonor

Posted by Xataka on Thursday, 4 April 2019

Una Kinect en tu bolsillo

Si recuerdas la máquina de Microsoft, los juegos trasladaban los movimientos de los usuarios al mundo digital a través del sensor Kinect. De algún modo nos convertía en joystick mediante los gestos que hiciéramos delante de la pantalla, ya fuera agacharse, mover las manos, ladearse, esquivar, pelear, etcétera. Pues bien, esta experiencia es la que se quiere llevar a los móviles.

Te podrás preguntar cómo. La verdad es que no es fácil hacerse una idea acerca del uso que se va a dar a las cámaras ToF en los móviles. La teoría parece fácil, pero la práctica se antoja más complicada. Se nos ocurre que una posible aplicación será la de mejorar los efectos de recorte en las apps de fotografía; otra, la de digitalizar objetos 3D usando la cámara como escáner tridimensional. También podemos pensar en aplicaciones de realidad aumentada “metiendo” objetos en mundos 3D capturados a partir de la información de profundidad que obtengamos con la cámara ToF.

De todos modos, hay un escenario de uso un poco más enrevesado, pero que parece ser el que capta la atención de los desarrolladores de videojuegos o aplicaciones como las que nos enseñen a bailar o a realizar ejercicios que requieran que adoptemos posturas determinadas. Este escenario pasa por conectar el móvil a una televisión a través del puerto USB-C y un adaptador de USB-C a HDMI y apuntar la cámara ToF hacia el frontal de la tele para que pueda capturar nuestros movimientos.

Es un escenario que en poco tiempo puede convertirse en habitual si los desarrolladores de aplicaciones y juegos «se ponen las pilas» y empiezan a hacer que el sensor ToF se use de forma recurrente.

Los pioneros en la integración

A día de hoy, el terminal que ha hecho un esfuerzo de integración de la tecnología ToF más loable y prácticamente único, es el Honor View20. Es un terminal pionero que junto a la cámara de 48 Mpx para hacer fotos, tiene un sensor ToF y el emisor de luz. Por ahora no hay demasiadas aplicaciones que hagan uso de esta tecnología, eso sí.

En el momento de escribir este artículo, hemos sido capaces de descargar e instalar en el Honor View20 dos títulos compatibles con la tecnología ToFFancy Darts y Fancy Skiing. Sin embargo, tras conectar el terminal a la tele y recrear el entorno de juego recomendado, no fuimos capaces de ser reconocidos correctamente como jugadores. Probablemente, no tardarán mucho en resolver las incidencias para que sea posible explotar esta funcionalidad.

Las posibilidades de esta tecnología tridimensional son innumerables, tanto para aplicaciones de ocio como para otras de índole profesional. La precisión y la inmediatez del reconocimiento de los gestos y movimientos es elevada. Si recuerdas Kinect, la experiencia de juego no era en absoluto deficiente.

Automoción, robótica, cartelería digital, domótica, realidades extendidas, medicina, salud, deporte, la industria militar o el sector retail son solo algunos ámbitos de aplicación de esta tecnología donde también encontramos a los videojuegos y el entretenimiento, por supuesto.

Ventajas de la tecnología ToF

Volviendo a Kinect, podemos aprender bastantes cosas sobre la tecnología ToF sin más que recordar lo que podíamos hacer con esta consola. No solo jugar: muchos departamentos de investigación sobre interfaces de usuario e interacción entre hombre y máquina usaron el hardware de la Kinect y su SDK de desarrollo para crear interfaces de usuario y aplicaciones que identificaban nuestros gestos y movimientos como elementos de interacción principales.

Los sistemas LIDAR (Light Detection and Ranging) que se usan en los servicios de conducción asistida o autónoma se basan en la misma tecnología que la de las cámaras ToF como la del Honor View20. Básicamente, hacen posible que no tengamos que usar elementos de interacción tales como mandos de juegos, teclados o ratones para relacionarnos con una aplicación o un sistema automatizado.

La integración de la tecnología ToF en los smartphones aún precisa que se desarrollen más apps que la usen y que haya más dispositivos que la integren, pero parece que estamos ante una tendencia fuerte que se traducirá en un buen número de terminales con estas cámaras. Puede estar integrada en la parte trasera o la delantera. Modelos como el Mate 20 Pro cuentan con la posibilidad de emplear la cámara 3D frontal que se usa para el reconocimiento facial como escáner para digitalizar objetos 3D, por ejemplo.

Lo que está por ver no es si las cámaras ToF llegarán o no. Lo que está por ver es cuándo lo harán de forma generalizada. Conectar un teléfono a la tele o usar gestos para comunicarnos o para interactuar puede ser, por fin, una realidad popular y aceptada. Por supuesto, antes tendrán que compatibilizarse otras iniciativas como AR Core de Google, de modo que se puedan usar todas las apps de realidad aumentada con estas cámaras.

Por lo pronto, el Honor View20 ya está listo para aprovechar los lanzamientos y actualizaciones que vayan sucediendo alrededor de esta tecnología de interacción con el entorno.

Imágenes| Wikipedia/KinectTexas Instruments